Cirugía

Es el tratamiento más antigüo, fue ensayado por civilizaciones como la Egipcia y Azteca, aunque la ausencia de antibióticos y analgésicos, así como de los instrumentos adecuados, limitó su éxito.

Consiste en extirpar o sacar total o parcialmente el tejido tumoral, o incluso la totalidad del órgano afectado.

La intención de la cirugía puede ser curativa, paliativa o reconstructiva.

Curativa: Se extirpa la totalidad o la mayor parte de la masa tumoral, para atacar el remanente con quimioterapia o radiación:

Paliativa: La intención es reducir el dolor, ayudar o sustituir el funcionamiento de alguno de los órganos afectados o extirpar parcialmente la tumoración para permitir la gestión de la enfermedad.

Reconstructiva: Al concluir el tratamiento o en busca de mejorar la función orgánica, se realiza uno o más procedimientos para recuperar la función de los órganos. También puede tener la intención de revertir algún procedimiento paliativo, como una ostomía o derivación.

La cirugía puede realizarse en una o más sesiones o tiempos quirúrgicos. Esto se determina por el tiempo necesario en quirófano para lograr el efecto necesario y la capacidad del organismo del paciente para resistir el procedimiento.