Radioterapia

Consiste en la aplicación, mediante un equipo de contención y canalización, de la radiación emitida por un material de alto nivel radioactivo. Desde finales del siglo XIX se ha manejado la Radiación como parte del tratamiento oncológico.

La radiación puede aplicarse de 3 maneras primordialmente:

Campo: Se radía un área del cuerpo, que contiene el o los órganos afectados por la enfermedad

Haz controlado: Se aplica mediante un rayo, cuyo diametro puede ser tan pequeño como 2mm y afecta principalmente al tejido tumora. En el caso del procedimiento de Radioneurocirugía, los disparos pueden hacerse incluso desde miles de pocisiones distintas, para dañar lo más posible a la tumoraciòn sin afectar el tejido cerebral.

Braquiterapia: En este caso la radiación se aplica desde el interior del cuerpo, y pasa desde la introducción de un emisor por una de las cavidades corporales, hasta la inyección o inserción de materiales radiactivos en el órgano afectado, e incluso, directamente en la masa tumoral.

La radiación habitualmente tiene como efecto secundario, quemaduras en el área irradiada, pero también pueden presentarse otro tipo de complicaciones, por lo que un equipo multidisciplinario vigila la recuperaciçpn del paciente durante y posteriormente a la aplicaciòn del tratamiento.

En algunos casos, puede haber efectos a largo plazo, pero con el tratamiento adecuado, puede lograrse una recuperación total.