Quimioterapia

Es un nombre genérico que en la actualidad se utiliza para identificar a aquellos fármacos que son utilizados en el tratamiento del cáncer.

El nombre tiene su orígen en la presentaciòn de los primeros medicamentos exitosos que eran derivados del oro, plata y platino, así como de la Mostaza Nitrogenada, derivada del Gas Mostaza, de infaustos antecedentes durante la Primera Guerra Mundial.

Alrededor de estos productos, hay una gran cantidad de mitos. Su orígen en materiales normalmente considerados peligrosos, y su mecanismo de acciòn que provoca una amplia variedad de efectos colaterales en los pacientes, motivan las historias.

Sin embargo, en la actualidad, se han desarrollado nuevos esquemas de aplicación, así como medicamentos que ayudan a compensar los efectos colaterales.

En la actualidad, existen una gran variedad de fármacos dentro del campo de la quimioterapia, que dan oportunidad de vida a un creciente número de pacientes.

Los mecanismos de aplicación de la quimioterapia son:

Vía Oral.- El medicamento se toma por la boca.
Intravenosa.- El medicamento se aplica a través de un catéter, ya sea desechable, semipermanente o permanente.
Tópica.- Se aplica sobre el área afectada.
Inserto.- Se coloca un contenedor de liberación prolongada, habitualmente de manera directa en la tumoración.
Receptáculo de Omaya.- Se coloca un implemento, conocido como Receptáculo de Omaya, que libera de manera constante micro dósis de medicamento.

La quimioterapia se aplica en secuencias que son conocidas como "Ciclos", cada ciclo constará de un número determinado de días, de acuerdo al tipo de cáncer y a la intensidad del tratamiento necesario. La distancia entre un ciclo y otro está determinada por el tiempo que perdura el efecto del tratamiento y el tiempo que tarda el organismo en eliminar el remanente.

Un ciclo puede constar de la aplicación de uno o más medicamentos, este grupo de medicamentos es conocido como esquema. El oncólogo clínico determinará el tipo y cantidad de medicamentos a administrar, o esquema, tomando en cuenta los siguientes factores:
  • Tipo de cáncer
  • Grado de avance de la enfermedad
  • Peso y talla del paciente
  • Estado general de salud
  • Edad


Cada caso debe de ser tratado de manera individualizada, por un equipo diverso de médicos que vigilarán que el tránsito por el tratamiento sea el más adecuado posible.

Es importante señalar que, aunque para algunos tipos de cáncer existen tratamientos específicos que son efectivos en la mayor parte de los pacientes, para la mayoría de tipos de cáncer deberán de ensayarse dos o tres esquemas antes de lograr impactar en la tumoración.